Venezuela no pudo costear el traslado de los alimentos de los jugadores de la vinotinto Sub 20

Luego de golear 7 – 0 a Vanuatu, cosa que todos esperaban, y el brillante triunfo 2 – 0 ante el combinado alemán, la selección venezolana Sub 20 selló su pase a la siguiente a los octavos de final del mundial. Un empate ante la selección mexicana le garantizaría el primer lugar.

Pero este arranque brillante queda en segundo plano ante las costumbres alimenticias del jugador venezolano y la realidad que están viviendo actualmente en Corea del Sur, ya que en la nación asiática, la gastronomía es totalmente diferente.

Jesús Berardinelli, cabeza de la delegación venezolana, relató en una entrevista radial lo siguiente: “hemos pasado ‘las de Caín’ por todo lo que se refiere a la alimentación, no estamos adaptados a la comida de los coreanos”.

Berardinelli agregó “Ha sido un problema constante, un problema de todos los días, ha sido un proceso de adaptación”.

Y es que Venezuela no pudo costear el traslado de los alimentos que prefieren los jugadores por el sobrepeso que representaba, el cual debía pagarse en dólares, divisa que es difícil conseguir debido al control de cambio que se mantiene en el país.

Los jugadores han contado con el apoyo de Mariana Iglesias, la nutricionista de la FVF, y de un chef. Estos no forman parte de la delegación ya que figuran como invitados en la justa mundialista.

Los dirigentes venezolanos han mediado con la gerencia del hotel en los que se hospeda la selección, para modificar la oferta de alimentos que consumen los futbolistas.

La vinotinto Sub 20 se convirtió en la primera selección en clasificarse a la segunda fase del torneo, pero antes deberá regatear con las costumbres alimenticias de Corea del Sur.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: