HÉROES DE UNA GUERRA CIVIL – José Machillanda

 

HÉROES DE UNA GUERRA CIVIL

¿Será que en vez de civilidad hay que enseñar al liderazgo venezolano sobre Clausewitz como consecuencia de que estos bárbaros del cuerpo armado, representantes de la represión política, han iniciado una guerra, una Guerra Civil? ¡Bestias! La Guerra es un arte que no puede ser enmarcada en ideas seductoras, mentiras y/o programas atrabiliarios. La Guerra, según la Polemología, es una tarea de los genios del arte militar atados a la Gran Estrategia del político, no de los matones carentes de ética. La Guerra, aún la extrema, tiene reglas y requiere de hombres capacitados virtuosos y no serviles ideologizados como los que muestra el régimen del hiato de Maduro-Padrino.

Régimen vergüenza de un momento trágico de esta tierra única bendita del Todopoderoso, y quizás olvidada del dios de la guerra: Ares. La guerra como masacre, como aniquilamiento, es la violencia irracional ideológica como muestra su dios rojo de la guerra: Marte. La Guerra masacre que hoy ha declarado el hiato Maduro-Padrino al país -instrumentada por manos de unos mercenarios que además de no conocer y menos entender a Clausewitz-, donde se atreven a retar a toda una gran mayoría de venezolanos en donde ya contamos con héroes. Héroes a quienes hemos rendido honores, bajándolos al sepulcro con el toque de silencio y el Himno Nacional, pero que no puede ni debe repetirse.

La Guerra Civil declarada por el hiato Maduro-Padrino fundamentada en el Plan Zamora tiene que ser, entonces, materia de estudio obligatorio para el liderazgo político emergente y para los operadores políticos con el objeto de que interpreten y apliquen las cuatro acciones recíprocas de Clausewitz. En especial, la primera acción recíproca en donde, después de entender la guerra como “un combate singular amplificado”, la respuesta de los demócratas en protesta incremental debe ser imponerle la voluntad al enemigo a como dé lugar. Ese enemigo está formado por apátridas, bárbaros y matones que creen que pueden asaltar la geografía humana y geografía terrestre de Venezuela.

Esa Guerra Civil declarada y expresada por la exponencial violencia del 10 de Mayo es materia crítica hoy para el liderazgo político emergente, de tal manera que pueda, en primer término, acoplar una organización de protesta y reforzarla con una logística que le permita alternancia de acciones. Esos dos pasos facilitarán resultados y sobre todo negará área a las acciones criminales que ya nos muestran 39 héroes. Héroes por una guerra decretada por el marxismo en pleno siglo XXI a través de una revolución absurda del socialismo a juro.

Esa Guerra Civil requiere una respuesta cierta del ciudadano, en la cual los demócratas muestre la energía en el espacio que ellos escojan pudiendo maniobrar para alcanzar el fin propio de los demócratas: convencer a los bárbaros del derecho a elecciones negado por el dictador el 20 de Octubre de 2016. Los demócratas y su expresión de protesta frente a esta Guerra Civil tenemos que crecer en nuestra intención y sentimiento: libertad y democracia que la Historia nos lo reconocerá. Asimismo la Historia, apuntará hacia los bastardos armados que ya están identificados por el mundo como los asesinos de jóvenes, mujeres y hombres que quieren reinstalar la democracia en Venezuela por la vía electoral, sustituyendo el absurdo del socialismo ajuro.

Clausewitz y la Polemología, señores líderes político emergentes, nos guiará a cooperar junto a la inteligencia para ser superiores a unos enemigos tarifados que sólo accionan como parte del latrocinio de un Estado narcoterrorista, incapaz y cobarde, que emplea las bocas de fuego de la República contra la protesta legítima de la ciudadanía. Desde ya, Clausewitz y Ares derrotarán junto al liderazgo político emergente y a la sociedad democrática a la barbarie de la Guerra Civil. Esa guerra civil guiada por el dios rojo de la guerra, que no sabe lo que Marte les impondrá por arbitrarios y traidores en sus funciones paramilitares-policiales dirigidas por el partido político en armas responsabilidad de Nicolás-Padrino.

Es auténtico,

Dr. José Machillanda

@JMachillandaP

Director de CEPPRO

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: