Heridos de gravedad del #3M se encuentran estables

Pedro Yamine, Jesús Ibarra y José Víctor Salazar lograron superar su cuadro de crisis gracias a los donantes de insumos, a pesar de la escasez de medicinas. Aunque se encuentran estables, aún están en terapia intensiva.

Pedro fue arrollado

Pedro Yamine de 22 años, fue arrollado por una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana en la avenida Luis Roche de Altamira mientras protestaba contra el gobierno. Clínica El Ávila se ofreció a atenderlo sin cobro de honorarios debido a la situación económica en la que se encuentra la familia Yamine.

Gracias a la nacionalidad colombiana de su madre, la Embajada de Colombia ha sido de ayuda junto al gremio de fotógrafos que presenciaron el arrollamiento.

Jesús cayó al Guaire

Jesús Ibarra, de 19 años de edad, cayó al Río Guaire durante la represión de la GNB, lo que le propinó una herida en la cabeza que se vio infectada por el alto nivel contaminante del cauce de desechos.

Ibarra se encuentra en el Hospital Domingo Luciani, donde le fue inducido un coma para asegurar que los antibióticos hagan efecto contra la bacteria invasiva. Su madre declaró que dos señores de España y Estados Unidos, transfirieron dinero a su cuenta para costear los dos antibióticos necesarios que se ubican en 54 y 76 mil bolívares respectivamente.

Víctor se incendió

Víctor José Salazar fue el caso más polémico de la jornada del 3 de marzo, debido a que sufrió quemaduras de primer y segundo grado cuando destrozaba una motocicleta de la Guardia Nacional que fue abandonada por un efectivo que escapaba del alcance de los manifestantes en la avenida Luis Roche.

Para infortunio del joven, al golpear la moto que se encontraba en llamas, la gasolina se regó hasta el motor, causando una explosión que estalló directamente contra su cuerpo, el cual se vio afectado en 75% de su totalidad.

Gracias a las jornadas de recolección, en tan solo 2 días la familia de Salazar, originaria del oriente del país, pudo concretar lo requerido para tratar sus heridas.

Ángel Rivero.

 

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: