La Sociedad Democrática: A los Trabajadores de la Libertad

 

A los Trabajadores de la Libertad

En esta tierra que parió Libertadores,  hombres  y mujeres inmortales.

Sobre estos  suelos, que a diario sienten  el  ir y venir de la huella libertaria del gran Simón; donde los árboles baten sus ramas, soplando vientos de cambio, que nos llenan de esperanza y nuevos bríos para seguir adelante, sorteando obstáculos, rompiendo cadenas y sumando voluntades.

A lo lejos se escucha el ensordecedor ruido del pueblo que murmura, marcha, protesta y alza su voz en la calle, en  contra del oprobio y la iniquidad de una claque minoritaria, autoritaria, negligente y corrupta, que para colmo de males, violentó el Estado de Derecho y rompió el Orden Constitucional en Venezuela.

Ellos crearon colectivos y los armaron, con los recursos que han debido invertir para edificar escuelas,  construir canchas deportivas, crear hospitales, regalar cultura,  donar saberes,  repartir valores y sembrar principios.

Compraron nuevos carros de guerra que vomitan fuego, gases y  sueltan ráfagas de plomo contra los que menos tienen. Llaman Operación de Liberación del Pueblo (OLP), lo que son simples operativos de exterminios de personas. En los cerros, se estremecen las paredes, rechinan los humildes techos de zinc, mientras el tableteo constante de la metralla, viola los derechos humanos. Han caído delincuentes, es cierto, pero es más la sangre humilde de inocentes, la  derramada.  ¡Que los pobres, lloren a sus pobres, muertos! 

Mientras, en las avenidas y autopistas de las principales ciudades del país,  el bravo Pueblo, vuelve a regar con su sangre,  el suelo fértil de la Patria,  semillas de pronta germinación, que traerán irrefrenables e inequívocos vientos de cambios.

Allá arriba, cerca del cielo,  en el escalón 905, se oye el llanto del  niño que se confunde con el temor de la madre, la indefensión del padre humilde y el grito heroico de la calle, de la autopista, de Altamira, que se hace eco del bravo grito de Bolívar, vencedor de Pativilca,  que anuncia el triunfo y la llegada de la nueva independencia.

La opacidad, el engaño y la división, no podrán manchar las banderas de  lucha por la Democracia, la Libertad y el rescate de la Constitución.  Este 1º de Mayo, junto al trabajador venezolano, marchará la juventud, los estudiantes, el ama de casa, el abuelo, el médico, la secretaria, el profesor, el enfermo, el hambriento, el comerciante, el político y el cantante.

Aunque la oscura y tenebrosa censura, trate de cercenar, coartar y limitar la verdad, los trabajadores,  los estudiantes y la Sociedad Democrática de Venezuela.  Todos y cada uno de nosotros, civiles y militares,  hemos internalizado nuestra lucha, sabemos la dirección del camino correcto de la historia. Lo estamos construyendo entre todos,  para alcanzar la reconstrucción de Venezuela, sobre  bases de  Justicia, Educación e Inclusión.

La Sociedad Democrática AC, A los Trabajadores de la libertad,  firmado en Caracas,  al primer día de mayo de 2017.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: